10 diciembre, 2015

CRÓNICA: UNA GOTA DE ESPERANZA PARA LAS COMUNIDADES Y LOS RÍOS DEL CHOCÓ

A 30 kilómetros de Quibdó es posible entrar al río Quito, un afluente del Atrato que se distingue por su particular color ocre, una tonalidad que advierte con gran alarma que algo no anda bien aguas arriba. La primera comunidad que se avizora es la Soledad, un pequeño centro poblado en donde los lugareños deben comprar el agua que toman y los peces que comen en Quibdó porque el agua del río supera los niveles de mercurio permitidos por la Organización Mundial de la Salud.

 

1

 

Minutos después se encuentra San Isidro, un poblado de mayor tamaño pero donde las mujeres que por generaciones realizaron minería tradicional hoy no recogen suficiente metal para subsistir. Mucho menos pueden financiar la educación de sus hijos, quienes al finalizar la primaria, tendrían que viajar diariamente a Quibdó para recibir sus clases allí, sin contar con subsidios si quiera para costear el costoso transporte fluvial, por lo que se han visto obligados a manejar retroexcavadoras o a minear en los entables auríferos para así apoyar a sus familias.

 

Para llegar a la siguiente comunidad, quien recorra el río Quito debe contar con suerte. Las dragas y retros que han excavado por cerca de quince años la cuenca del río han desdibujado su cauce. Por eso, si el agua está muy baja o muy alta, es posible que la lancha o panga de transporte se pierda en el intento de llegar al próximo poblado.

 

Si se logra llegar a Villa Conto, se oirá cómo las mujeres reportan serias infecciones vaginales, y se quejan en especial de enfermedades graves en la piel de sus hijos, quienes se rehúsan a aceptar que el río ya no es su espacio de juego (el único, que en ausencia del Estado, la naturaleza les ofrecía). Además, la comunidad no entiende por qué la prosperidad agrícola que nunca les hizo pasar hambre, hoy ya no da ni para el desayuno. Más aún, la contaminación del agua del río ahora obliga a todos a desplazarse bosque adentro para encontrar pozos de agua cuando no ha llovido en más de tres días y los tanques están secos.

 

2

 

Finalmente, luego de pasar varios dragones y entables mineros, se encuentra la comunidad de Paimadó, el mayor poblado del municipio de Río Quito. En este casco urbano grupos paramilitares desplazaron a estudiantes del colegio hace poco y el año pasado asesinaron a un miembro de la comunidad. Allí hace presencia la policía, como a lo largo de la cuenca y, aun así, los pobladores reportan el transito constante de maquinaria minera y denuncian tener que pagarle a las autoridades para que atiendan sus necesidades comunitarias.

 

Este es Río Quito, el municipio más pobre de Colombia, donde es claro que la pobreza no existe por sí misma, sino que es social y ambientalmente construida y sostenida. En este municipio, como lo describe el Instituto de Investigaciones Ambientales del Pacífico, “las transformaciones en el ambiente han sido tan rápidas, profundas e intensas” que si la situación continúa así “seguramente la capacidad del ecosistema para para soportar los disturbios se sature y termine afectando totalmente la estructura y funcionalidad del mismo, aun para los individuos más resistentes a estas alteraciones”. Es decir, de no atenderse de inmediato, esta puede ser la próxima gran causa de desplazamientos masivos por contaminación ambiental en el Chocó.

 

Las comunidades negras de Río Quito han resistido, pero también luchado por ser escuchadas y denunciado abiertamente a las autoridades locales, regionales y nacionales que permiten esta tragedia socio-ambiental. Afortunadamente, hoy la noticia es que la justicia se ha pronunciado, y que su sentencia representa una gota de esperanza para la permanencia de las comunidades en sus territorios y la recuperación ambiental de los ríos del Chocó.

 

La acción popular en defensa de Río Quito

 

3

 

Desde finales de los noventa llegaron las retroexcavadoras y las dragas al río Quito. Ya en 2007, los líderes de la comunidad de Paimadó realizaron un arduo trabajo de denuncia ante medios masivos de información y ante las instituciones de gobierno para alertar sobre la problemática. Sin embargo, más allá de un convenio interinstitucional para incautar algunas dragas en 2009, las entidades responsables de vigilar la protección del medio ambiente y controlar la minería ilegal no hicieron nada por más de diez años. Mientras tanto, Río Quito se consolidaba como uno de los municipios más pobres del país y uno de los más contaminados en el pacífico colombiano.

 

Fue solo hasta 2011 que el consejo comunitario de Paimadó instauró la acción popular que denunciaba la violación de los derechos colectivos al medio ambiente sano, al equilibrio ecológico y a la seguridad y salubridad públicas de esa y otras comunidades de Río Quito. La decisión de llevar esta tragedia a los tribunales surgió luego de que líderes de los Consejos Comunitarios de la subregión del Alto y Medio Atrato, que son parte del Foro Interétnico Solidaridad Chocó (FISCH) identificaran a Río Quito como uno de los casos más críticos de contaminación en el Chocó, para lo cual pidieron el apoyo de Tierra Digna para acceder a la justicia y exigir la garantía y protección de sus derechos.

 

4

 

Desde entonces, Tierra Digna, los líderes de Río Quito y el FISCH recopilamos información a través de testimonios comunitarios y derechos de petición. Las respuestas obtenidas en estos ejercicios investigativos fue unívoca: como si de alguna forma le beneficiara, el Estado brillaba por su ausencia ante la desviación del río, los vertimientos de mercurio y las enfermedades de la gente. Fue entonces que en la acción popular se acogió como el instrumento para denunciar la inacción de Codechocó y el municipio de Rio Quito, pero también la pasividad de entidades como el Ministerio de Ambiente, el Ministerio de Minas, la Fiscalía General y la Policía Nacional.

 

El proceso de recaudación de pruebas en el marco del proceso judicial tardó cuatro años. Desde la presentación de la acción en Octubre de 2011, pasando por los testimonios de los líderes de Paimadó, las coadyuvancias de los otros consejos comunitarios del municipio y las respuestas de las entidades, hasta la sentencia de Noviembre de 2015 que reconoció la vulneración de los derechos colectivos. En este largo proceso se destacó un informe de Codechocó que reconoció que esta entidad ordenó trabajos con cuatro dragas sobre la cuenca del río Quito, lo que causó el desvío de su cauce y terminó arrebatándole la vivienda a muchos paimadoseños.

 

Captura de pantalla 2015-12-15 a las 3.14.41 p.m.
Por otro lado, el dictamen pericial del Instituto de Investigaciones Ambientales del Pacífico (IIAP), adjuntado al expediente, documentó científicamente las afectaciones que la minería ilegal trajo a los ecosistemas del municipio. En resumidas cuentas, el instituto detalló sistemáticamente cómo los entables mineros remueven capas del suelo, captan agua y vierten material sobrante directamente al río, provocando así la sedimentación que da el color ocre a las aguas y tiene a 10 de las 14 especies de peces del río llenas de mercurio en su organismo. El 40 por ciento de ese mercurio, además, llega al cuerpo de los seres humanos mediante la cadena trófica; es decir, cuando comen pescado.

 

La contaminación del río, a su turno, está asociada con la violación de derechos, como reconoce la Sentencia. En particular porque la drástica degradación ambiental restringe los servicios que el río presta para las comunidades: los bosques son deforestados, la sedimentación restringe el transporte, la pesca de subsistencia palidece y tiende a desaparecer, el suministro de agua para actividades cotidianas y para el consumo personal se vuelve impensable, etc. Lo que es peor, todo se concentra en un círculo vicioso en el que la deforestación y las excavaciones deterioran los servicios ecosistémicos, situación que obliga a las comunidades a subsistir de manera temporal de los yacimientos mineros; y esta dependencia en la minería profundiza la crisis ambiental que les llevó a involucrarse en dicha actividad.

 

La sentencia exige medidas; la crisis soluciones estructurales.

 

Captura de pantalla 2015-12-15 a las 3.14.52 p.m.La sentencia es clara en reconocer que la inacción del Estado permite y profundiza la crisis ambiental en Río Quito. Sin embargo, el expediente detrás de la sentencia contiene evidencia que apunta a que las medidas necesarias son de tipo estructural. En los más de 2000 folios que componen el expediente, se reconoce que, para recuperar el río, no solo hay que plantar árboles y encausar la el cuerpo hídrico, sino que las autoridades locales deben pensarse cómo reorganizar esta importante cuenca. Tal vez a través del nuevo plan de ordenamiento territorial del municipio o mediante la formulación conjunta de soluciones en asamblea con las comunidades de la Soledad, Villa Conto, San Isidro y Paimadó. Es claro que el río debe repensarse y que deben crearse alternativas de ingresos para las comunidades. Por falta de estas oportunidades es que prosperan actividades ilícitas como la minería.

 

Es cierto que río Quito se encuentra hoy día en niveles críticos de contaminación. Sin embargo, aún no es demasiado tarde para darle oportunidades a quienes por generaciones vivieron y se abastecieron de sus abundantes servicios ecosistémicos. La sentencia le ha dado un semestre a las autoridades locales para implementar un plan “integral y detallado,” pero este será tan solo la primera gota en el mar de soluciones que deberán llegar si lo que se busca es un río para el disfrute de los río quitenses.

 

Captura de pantalla 2015-12-15 a las 3.15.05 p.m.Existen varios retos para la implementación de este fallo. Por ejemplo, su difusión con los directamente afectados, la incidencia política desde la base y la receptividad de las instituciones para actuar efectiva y diligentemente. Ciertamente, los líderes de las comunidades, el FISCH y Tierra Digna debemos profundizar el trabajo comunitario para que Río Quito sepa que ganó este conjunto de medidas y que la justicia se ha pronunciado para exigir la recuperación de la cuenca. Es decir, debemos trabajar para que todas las personas se apropien de las órdenes del tribunal y las comunidades puedan incidir en las instituciones locales y regionales. Todo esto con el objetivo de que estas disposiciones se traduzcan en compromisos reales de los funcionarios y entidades de Gobierno. Aunque, siendo realistas, esto no sucederá en un mes, como estipula el magistrado.

 

Si bien los tiempos de implementación son un gran desafío, este fallo llega en un momento ideal. Con alcalde y gobernador electos, existe una gran expectativa de que haya apertura y compromiso con las consideraciones de la sentencia y éstas se incluyan en los programas de gobierno. Por ejemplo, en el esquema de ordenamiento territorial de Río Quito que se desarrolle en los próximos años, así como en los planes de desarrollo a nivel municipal y departamental. Una de las ventajas del fallo es que este reconoce que la crisis ambiental no es una responsabilidad exclusiva de ninguna autoridad. Por el contrario, enfatiza que las soluciones pasan por una actuación coordinada e interinstitucional.

 

Por ello, es crucial que, durante la implementación de la sentencia, se involucre a la gente. Los nuevos alcaldes y gobernadores deberán acudir al nivel superior del poder democrático: las asambleas de las comunidades.

 

Muchos pensarán, como es común en el nivel central de gobierno, que las actividades mineras ilegales suceden porque las comunidades mismas lo permiten. Sin embargo, debemos recordarle al país que comunidades como las que habitan Río Quito no reciben recursos de nadie (a parte del mandatario de turno que persigue fines electorales) y que no hay actividades productivas que sirvan como una alternativa real para la gente. Este olvido del Estado, en medio de la crisis ambiental y de salubridad que pronto superará tres lustros, empuja a las personas a tomar aquellas medidas que aparezcan a la mano, que les permitan resolver cómo vivir el día a día. A esta encrucijada, súmesele la presencia paramilitar en la zona, la cual controla la actividad minera mediante el uso de las armas y recoge insumos para la extracción sin que las autoridades militares y de policía hagan algo para impedirlo.

 

5

 

En ese sentido, el fallo es acertado en no culpar a las víctimas del racismo estructural que margina al Río Quito en particular, y al Chocó en general. Por el contrario, proporciona las herramientas para empezar a remediar esta situación, como la orden hacia el municipio, en colaboración con el Ministerio de Salud, de crear e implemente en un plazo de 6 meses un plan integral en salud. Medidas como estas beneficiarán no solo a los niños y niñas que juegan en el río, o a las mujeres que barequean en la zona arriesgando su salud, sino a los mineros mismos, quienes también han visto su integridad física amenazada por las indignas condiciones laborales en las que desarrollan su quehacer.

 

Desde Tierra Digna pensamos que este es un fallo que puede demostrarle a las autoridades que sí hay otros caminos más apropiados para abordar la problemática de las afectaciones ambientales de la minería, que no profundicen la situación de vulnerabilidad de las poblaciones en el territorio. Que los daños socio-ambientales causados por la minería, comprometen vulneraciones graves a derechos humanos, sobre los que no pueden ponerse una venda en los ojos. Deben ver que la protección de los derechos de las poblaciones más vulnerables, parte de generar alternativas de sobrevivencia que aseguren que estas comunidades no se vean forzadas a abandonar su territorio. . Y no solo hablamos de rehabilitación ambiental, sino de alternativas locales de producción en condiciones de dignidad.”

 

Los retos en la futura exigibilidad de derechos

 

Captura de pantalla 2015-12-15 a las 3.15.36 p.m.
A pesar de estas esperanzadoras oportunidades, la sentencia deja algunos vacíos importantes. Por ejemplo, el juez no adopta un enfoque que estudie con lupa la actividad ilegal en la zona, ni se preocupa por considerar a los actores armados sobre la cuenca. Tampoco se pronuncia sobre la responsabilidad de la policía en la problemática, aunque sí le exige a esta autoridad que desarticule algunas de las redes paramilitares que operan en el municipio.

 

La sentencia tampoco ordena un esquema de seguridad para los líderes que tan valientemente han visibilizado la crisis y acudido a los estrados judiciales, a pesar de que muchos de ellos hayan recibido amenazas de muerte en los últimos años. Aun así, que estas exigencias no se encuentren en el fallo no significa que no podremos conseguirlas. Se viene un arduo trabajo de incidencia política en la que será primordial que exijamos a las autoridades locales y nacionales la protección de los líderes amenazados y de todos aquellos líderes críticos al interior de las comunidades.

 

Otro reto a futuro será la recuperación de río Quito y los demás cuerpos hídricos del Chocó, empezando por el Atrato, el más caudaloso y extenso del departamento. El caso de Río Quito demuestra que las acciones populares pueden surtir efectos positivos para la defensa de los territorios y derechos colectivos. No obstante, por los plazos que se toman los jueces para decidir y por el trámite que exigen este tipo de demandas, las acciones populares poco apoco han perdido la efectividad para atender el nivel de los problemas de contaminación que afronta Colombia.

 

Cuando se diseñaron estas acciones los problemas ambientales no eran tan urgentes, masivos y estructurales como los que hoy se vive en Chocó. Por eso, es bueno revisar los mecanismos que se seleccionan para evaluar si estos resultan contundentes ante las amenazas. Por estas razones, Tierra Digna acogió una estrategia diferente para actuar en defensa del Río Atrato; instauró una acción de tutela en la que denuncia a 24 entidades del Estado por la grave degradación del mayor y más importante río del Chocó. Dicha acción fue seleccionada en 2015 por la Corte Constitucional y se espera que en los próximos meses sus magistrados viajen a terreno para constatar la situación y emitan sus juicios en el marco del proceso.

 

6

 

La minería en Chocó (y en Colombia), tanto su práctica informal como a gran escala, constituyen un estado de cosas inconstitucional. La minería amenaza ríos y ecosistemas, a nuestra sociedad y a los tomadores de decisiones les falta comprender la situación desde una perspectiva más estructural. Es decir, que entendamos que la situación no se resuelve solamente realizando operativos de incautación de dragas y retros, judicializando a los líderes de los consejos comunitarios y mucho menos promoviendo la minería a gran escala. Así como Río Quito, lo que el Chocó y otros tantos departamentos colombianos necesitan es una oportunidad, una luz y una esperanza para ser y, sobretodo, para permanecer.

 

Fotos: Cortesía de Diócesis de Quibdó y Archivo de Tierra Digna.

 

Captura de pantalla 2015-12-15 a las 4.04.37 p.m.

 

Para mayor información escribe a

tierradignags@gmail.com

CONTÁCTO

Calle 33A #18-27, Bogotá (Colombia)

Tel./Fax.: (+571) 309 98 84

tierradigna@tierradigna.org

REGIONES DE TRABAJO