17 julio, 2014

BOQUERÓN, CORREGIMIENTO DEL CESAR QUE ESPERA REASENTAMIENTO

Publicado 11 de Septiembre, 2013 en RCN Radio. Ver el artículo aquí.

 

La pesca, la caza y la agricultura, eran las actividades económicas de Boquerón, un corregimiento del municipio de La Jagua de Ibirico, ubicado en el centro del departamento del Cesar. Actualmente de agricultura sólo ven los registros en los medios de comunicación relacionados con un paro en el sector. De pesca…los problemas respiratorios que ‘pescan’, según indican, por causa del polvillo del carbón y de caza… no hay nada.

En esa población hay 600 habitantes. Las calles no están pavimentadas, las casas son de barro, a pocas donde la suerte ha llegado, son de ladrillos.

 

«Es que el alcalde dice que no puede meterle la mano a esto hasta no definirse lo del reasentamiento», manifestó Víctor Mercado.

 

En Boquerón, los pobladores sólo pueden enfermarse los jueves. Sólo ese día un médico procedente de La Jagua de Ibirico llega al centro de salud, lugar que tiene sus propios males, en el momento de la visita su diagnóstico era: ‘padecimiento por 15 días sin fluido eléctrico’. Está a cargo de una enfermera.

Dilubys Herrera, habitante, lo cuenta de esta manera: “para enfermarse la gente debe programarse para los jueves y allí solo encuentra camillas”.

Así lo confirmó doña Jacke Rivera, enfermera. “Aquí con lo poquito que hay se atiende, pero si se acaba los pacientes deben traerlo”, indicó. “Yo traje guantes y agua oxigenada”, precisó el paciente que atendía y que presentaba fractura en la pierna.

En Boquerón, al techo de la escuelita de preescolar le faltan varias tejas, los menores están expuestos a la lluvia y al sol y contrastando con un amplio centro educativo para estudiantes de primaria y bachillerato construido con recursos de regalías. “Es lo único que se puede mostrar en este pueblo”, dijo con tono inconforme una mujer de edad avanzada.

En Boquerón, las enfermedades respiratorias están a la orden del día y las enfermedades que se han convertido en todo un misterio, también lo están, como es el caso de doña Isabel Ramos, quien padece de una extraña enfermedad en sus manos y pies. “No ha llegado un médico que diga lo que tengo”, replicó.

A pocas calles, tendida en una cama, se encuentra Clorinda Martínez, “me la pasó aquí tirada en este lugar, sin saber lo que tengo”, dijo con pocas fuerzas.

Al entrar o salir de Boquerón, se contempla una enorme montaña que rodea la población, algún desprevenido podría pensar que hace parte de la vegetación cuando en realidad es el producto estéril del carbón.

Johana Rocha, abogada de la organización de Derechos Humanos ‘Tierra Digna’, “la contaminación ambiental ha llegado a tal punto que no es sano para la gente vivir en esa zona. No solamente se ven expuestos a enfermarse sino también a perder la vida en ese proceso. Como consecuencia, además de la contaminación la gente ha perdido la práctica de las actividades tradicionales de subsistencia, porque como consecuencia de las actividades mineras ya no pueden realizar ninguna de esas actividades”.

Boquerón hace parte de los corregimientos del departamento del Cesar que por su cercanía con las minas de carbón debe ser reubicado. En la misma situación se encuentran El Hatillo y Plan Bonito. El Ministerio de Ambiente, a través de las resoluciones número 0970 y 1525 de 2010, ordenó el reasentamiento de estas poblaciones por parte de las empresas Drummond, Prodeco, Colombian Natural Resource y Vale.

En sus apartes, la resolución señala que “teniendo en cuenta que las minas de La Francia, El Hatillo, Calenturitas, La Loma y El Descanso en su parte norte, aportan a la contaminación atmosférica de los centros poblados de Plan Bonito, El Hatillo y Boquerón, en donde se presentan concentraciones por encima de los límites permitidos en la legislación colombiana e internacional, se hace necesario ajustar las obligaciones establecidas en las referidas licencias e implementar un plan conjunto de reasentamiento de las poblaciones afectadas de manera inmediata, cuyos costos serán asumidos por las empresas de acuerdo al porcentaje de contaminación que las mismas aporten a cada uno los centros poblados referidos”.

El plazo para dicho proceso de reasentamiento fue de dos años y hasta el momento no se le ha dado cumplimiento.

CONTÁCTO

Calle 33A #18-27, Bogotá (Colombia)

Tel./Fax.: (+571) 309 98 84

tierradigna@tierradigna.org

REGIONES DE TRABAJO