4 noviembre, 2014

CRÓNICA

El pasado 25 de octubre Cajamarca convocó por la vida y el territorio

 

Luego de las cerca de cinco horas de trayecto que por carretera separan al viajero que de Bogotá se dirige a Cajamarca, arribamos a su casco urbano la noche del viernes 24 de octubre. Una vez allí, tras una caminata por calles apenas iluminadas gracias a los destellos de luz de algunos bares nocturnos y ventas ambulantes, llegamos finalmente a nuestro hotel. Al día siguiente, luego de un merecido descanso, muy temprano iniciamos nuestra jornada.Otro era el semblante que dejaba ver este municipio del norte del Tolima a la luz del día; ambientado por el fuerte rugir de los motores que a su paso dejan los cientos de buses y camiones que a diario ascienden y descienden la pendiente vial que atraviesa el pueblo, se erigía ante nosotros una gigantesca y hermosa montaña como trasfondo de las edificaciones del parque central, entre las que destacaba una enorme iglesia de estilo colonial.

 

 

Aquella mañana no era sin embargo como cualquiera otra, junto a los cientos de campesinos provenientes de diversas veredas, otros cientos de personas entre académicos, congresistas, funcionarios públicos, organizaciones, activistas y defensores de derechos humanos locales, regionales y nacionales se pusieron cita en el coliseo municipal, en el marco de la realización de la audiencia pública convocada por el Senado de la República, pero organizada y preparada a varias manos, la cual tendría por objeto identificar, visibilizar y discutir los compromisos y acciones en torno a la situación de derechos humanos, la participación y el ordenamiento ambiental del territorio en el marco del proyecto minero La Colosa, que pretende adelantar en la zona la empresa sudafricana Anglogold Ashanti.

 

 

Aquel coliseo fue durante un día el lugar de la palabra. Por un lado la escrita en los innumerables carteles que, bien colgaban de sus graderías, o bien erigían alborozos y entusiastas la gran mayoría de asistentes y en los que, con mensajes en defensa del agua, los bosques, las montañas y elser campesino, hicieron sentir su presencia y oposición a un modelo de desarrollo que atropella y violenta la vida y el territorio. Junto a ello se escuchó la palabra dicha de los cerca de treinta intervinientes, voces en su gran mayoría denunciantes, tanto de los riesgos que para el municipio, la región y el país traería la autorización de un proyecto incompatible con la producción de alimentos y el cuidado de las cuencas hidrográficas, así como de la vulneración de los derechos humanos que a este punto ya se han producido en el marco de su ejecución, incluyendo el asesinato de cinco líderes opositores al proyecto.

 

Importante acontecimiento se produjo ese sábado 25 de octubre, pues no solo ultimado por el Senador de la República Iván Cepeda y alentado por la casi totalidad de asistentes, el alcalde municipal de Cajamarca asumió públicamente un compromiso político con la promoción de la convocatoria a una consulta popular que permitirá en los próximos meses decidir en las urnas sobre el futuro y destino de la actividad minera en Cajamarca, también fueron allí tejidas importantes alianzas, articulados esfuerzos y asumidas las diferencias propias de un movimiento social diverso pero que propugna por el mismo fin, la defensa de la vida y el territorio.

 

 

 

CONTÁCTO

Calle 33A #18-27, Bogotá (Colombia)

Tel./Fax.: (+571) 309 98 84

tierradigna@tierradigna.org

REGIONES DE TRABAJO